El paro aumenta en la provincia de Alicante en 15.700 personas respecto a trimestre anterior

La provincia de Alicante cierra el año 2017 con destrucción del empleo, con un  aumento de  la tasa de  paro, y un descenso de las personas ocupadas. La tasa de paro en Alicante ha aumentado con respecto al III trimestre  en 1,74 puntos y alcanza el 17,96%.

LCV. Alicante / 25 de enero de 2018

Los datos revelados por la Encuesta de Población Activa, correspondiente al cuarto trimestre del 2017 ponen de manifiesto que  aún coincidiendo con la campaña navideña, la precariedad, ya es estructural y se ha instalado en nuestro mercado de trabajo provincial, por ello  lejos de crearse empleo se destruye.

para UGT, los datos de este trimestre podemos verlos como negativos porque  no  ha habido un aumento en la ocupación a pesar de coincidir con la campaña estival.

En el análisis de los datos nos encontramos con que ha habido un aumento en el desempleo de 15.700 personas .De las cuales es necesario destacar como dato significativo, la doble precarización que se constata en el colectivo femenino, por un lado por el encasillamiento en empleos parcialmente involuntarios y por otro lado,por la expulsión con mayor virulencia del mercado laboral, ya  que son ellas las que presenta  el mayor aumento de las personas paradas, con 11.700 mujeres paradas más, frente a los 4.000 hombres parados con respecto al trimestre anterior.

El descenso del número de personas ocupadas, es otro parámetro más que " nos reafirma la destrucción de empleo que se produce en la provincia en el cierre del año, teniendo en cuenta la pérdida de15.800 personas ocupadas menos con respecto al trimestre anterior, un  2,08%". En este trimestre se produce  un aumento en el sector Agricultura de 3.800 personas. En el resto de sectores  se produce un descenso de las personas ocupadas con el siguiente desarrollo:  en el sector  Servicios con  2.800 personas ocupadas menos,  seguidos del sector de la Construcción con 7.000 menos  y la Industria que es la que concentra un mayor descenso de personas ocupada con 9.900 personas ocupadas menos".

"Estos datos demuestran que en épocas donde se debería crear empleo este se destruye y nos alerta como el peso de la industria se ve deteriorado por la pérdida de la ocupación. El sector industrial, tiene que ser clave en el desarrollo y la consolidación de la economía porque a pesar de ser un sector que no es ajeno a la temporalidad,  mantiene un empleo más duradero. Por ello, desde UGT, vemos la necesidad de una apuesta en firme por el sector industrial", señala esta central.

"La crisis y las reformas laborales han dejado como herencia una precarización del mercado laboral y de los derechos de los trabajadores y de las trabajadoras, produciendo un aumento de los niveles de desigualdad y exclusión social que existe en nuestro país. Según datos publicados la tasa de actividad disminuye y la población activa se ve mayormente afectada por  las personas a partir de los 55 años, cuestión que nos preocupa desde UGT, porque se evidencia lo que venimos manifestando reiteradamente de que este colectivo de personas son expulsados de manera fulminate del mercado laboral y con una difícil reinserción. Por ello es la necesaria activación de políticas que apuesten por el continuo reciclaje de este colectivo".

Desde UGT se reafirman en que los datos de la EPA del cuarto trimestre del año "demuestran que la destrucción  del empleo en nuestra provincia  viene de la mano del binomio de la precariedad y de las malas políticas en materia de empleo del gobierno".  

Por todo ello,  desde UGT consideramos imprescindible  la creación de  otra política centrada en las personas. Una política orientada a la creación e implementación de  un plan de choque por el empleo que reduzca el desempleo, que cree un empleo estable,  de calidad y con derechos, y que mejore los salarios para estimular el consumo y la inversión para conseguir una recuperación para el conjunto de la sociedad.

CCOO

Para Comisiones obreras, lo que necesita la provincia "no es un empleo ligado a la estacionalidad. En cómputo anual, hay una aparente recuperación del empleo (+4.700 ocupados) que, por cierto, sólo beneficia a los hombres, las mujeres pierden 800 ocupaciones. La pérdida de ocupación en Alicante desde 2007 llega a los 33.100 empleos perdidos, que sigue señalando qué tipo de empleo se llevó la crisis de forma mayoritaria: los hombres han perdido 55.500 ocupaciones, mientras que las mujeres han recuperado 22.400. Este resultado indica que el empleo perdido es en sectores masculinizados, mientras que el que ha aparecido va ligado a la precariedad que es el empleo al que suelen acceder las mujeres de forma mayoritaria".

En relación a la evolución del paro, en el último trimestre de 2017 ha habido un aumento muy considerable del número de personas en paro (+15.800), que corresponde con la pérdida de ocupación. Sin embargo, aunque los hombres pierden más ocupación, son las mujeres las que se llevan la mayor parte del paro.

"Esto muestra que los hombres que han dejado su ocupación, no han ido al paro sino que cuentan en la población inactiva (+10.000), lo contrario que ocurre en las mujeres: entran en el paro directamente desde la población inactiva (-8.200). Si vemos las causas de aumento de la inactividad en este trimestre, destaca las incapacidades permanentes (+10.100), lo que muestra el daño que la falta de prevención está haciendo en la clase trabajadora, y los estudiantes (+7.600). Desde el año 2007, el aumento del paro supone 64.400 que se reparten en 27.600 hombres y 36.800 mujeres. Un aumento del paro en hombres inferior a las ocupaciones que pierden (suele relacionarse con jubilaciones y el efecto de los ERES en el empleo, muchos hombres salen del empleo para pasar a la inactividad (desde 2007, 36.200 hombres han pasado a la inactividad, mientras que 34.700 mujeres han abandonado la inactividad para incorporarse a la búsqueda de empleo o a empleos precarios)".

Por sectores se observa el predominio de los servicios que sigue casi como monocultivo. El 72’5% de la ocupación corresponde a este sector. Además, se aprecia la importante pérdida de ocupación desde 2008 en el sector de la construcción con 30.000 personas ocupadas menos. Desde 2016 se aprecia una cierta recuperación de la ocupación en todos los sectores salvo en Servicios, un aumento de la ocupación ligado a la precarización sistemática del empleo, un objetivo cumplido de las últimas reformas laborales que se dirigen al abaratamiento del empleo y del despido.

El sector servicios pierde ocupación tanto en el trimestre como en el año, "lo que contrasta con los récord de ocupación de plazas hoteleras y con el aumento de la rentabilidad de esta actividad. Menos empleo, con peores condiciones laborales y más trabajo supone sobrecargar a las plantilla, es decir, más explotación laboral, lo que está en la base de la mejora de los resultados contables de las empresas".

Para el sindicato, otro dato a destacar de la EPA es la pérdida de población activa de menores de 25 años en diez años (46.400). "Los jóvenes siguen soportando un importante impacto de la crisis y de las medidas anticrisis, esta situación está en el origen de la salida de jóvenes al extranjero para trabajar".

"Seguimos observando el agotamiento del sector servicios como motor del empleo. Se trata del final de un modelo económico y de la necesidad de generar instrumentos para el empleo en otras actividades o en la propia desestacionalización de la actividad productiva del sector servicios. Este es estratégico en el desarrollo provincial, por lo que es necesario que abandone la temporalidad, la estacionalidad y la precariedad como “marca” del empleo en ese sector. Estas cifras están lejos de sostener el cuento de la recuperación económica. Como siempre, unos se recuperan a costa de la pérdida de la mayoría".

CCOO concluye que "al final, se mantienen las principales características del mercado productivo alicantino: precariedad, estacionalidad, predominio del sector servicios y del empleo realizado por hombres. El modelo está agotado y cuanto antes se tomen las medida necesarias en el cambio de patrón productivo, antes se recuperará el empleo y dejará de sustituirse éste por precaridad".

Sin ingresos

Según este mismo sindicato, Alicante termina 2017 con 40.300 viviendas sin preceptores de ingresos. "Una cifra que, con altibajos, va subiendo y que muestra claramente el daño que la política austericida de recortes y reformas laborales del gobierno de Rajoy está haciendo en la población más vulnerada. La generalización de la pobreza, más extensa, más intensa y más crónica que nunca, como viene denunciando Cáritas desde hace años, se muestra, entre otras cosas, en el progresivo aumento de viviendas sin preceptores de ingresos. Viviendas que se ven obligadas a vivir de la solidaridad familiar y vecinal, lo que contratasta con la actitud del gobierno de Rajoy de hacer al pobre culpable de su pobreza, cuando sus políticas se dirigen al enriquecimiento sistemático de una pequeña parte de la ciudadanía".

2017 ha roto la tendencia la disminución de viviendas sin preceptores de ingresos que llegó hace un año a 29.300, señal del mal año que ha supuesto 2017 tanto en la cantidad como en la calidad del empleo.

Esta cifra "nos nuestra el alcance de las políticas de empobrecimiento del gobierno y el absoluto desinterés de éste de resolver el problema. Seguramente, es el momento de recordar la Iniciativa Legislativa Popular impulsada por CCOO y UGT para garantizar una renta mínima a quien no tiene nada. Es la diferencia de entender la política como un ejercicio redistributivo y solidario y la acción austericida del gobierno".

Comunitat

El secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, ha valorado los datos correspondientes al cuarto trimestre de la Encuesta de Población Activa (EPA), según la cual la ocupación se ha incrementado en la Comunitat un 1,1%, lo que implica 21.800 ocupados más.

Nomdedéu ha destacado el hecho de que la Comunitat Valenciana es la autonomía que más empleo ha generado este trimestre (21.800 ocupados más) y la segunda donde más se ha reducido el paro (17.200 personas menos). "Son datos francamente positivos que continúan consolidando la recuperación económica en nuestra Comunitat", ha señalado.

"Y esta buena evolución -ha indicado Nomdedéu- contando con las peores condiciones de financiación por parte del Estado, tal y como hemos denunciado". Así, ha recordado que la inversión del Gobierno por desempleado para políticas activas de empleo en la Comunitat Valenciana es 87 euros inferior a la media del Estado.

El responsable del Servef ha adelantado que el reto de este año para el Gobierno Valenciano es consolidar esos puestos y la creación de empleo en la Comunitat Valenciana. Así, ha avanzado que el Servef ya está diseñando medidas para incentivar la calidad del empleo como, por ejemplo, en el sector de la hostelería, donde esta misma semana se han anunciado ayudas para incentivar la conversión de contratos temporales de tiempo parcial en contratos indefinidos.

La Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre de 2017 muestra en la Comunitat Valenciana un incremento de 4.700 personas activas (+0,2%). La ocupación aumenta un 1,1%, equivalente a 21.800 ocupados más (4.700 hombres y 17.100 mujeres más). En el último año aumenta en un 3,1%, con 62.000 empleados más.

Destaca, especialmente, el fuerte impulso de la creación de ocupación en la industria con 38.300 nuevos ocupados con respecto al año pasado. La industria es el sector donde más ha crecido la ocupación concentrado más de la mitad de toda la creación de trabajo en la Comunitat. Además, en 2017, ha sido la segunda comunidad con mayor creación de ocupación en la industria por detrás de Cataluña.

 

 

 

 

Datos

Comparte este contenido: