Camps, el delirio de una época

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoLa imagen forma parte de la historia nacional del culto al oropel y a la personalidad, de la construcción de castillos en el aire y del derroche amparado por las administraciones con cargo al erario y, por lo tanto, al porvenir de los ciudadanos. Mientras los dientes de la crisis empezaban a asomar en España sin que los órganos de control del sistema financiero y económico se percataran aparentemente de que estaban cariados hasta las raíces, el entonces presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps se paseaba por el circuito Ricardo Tormo al volante de un rutilante Ferrari azul llevando como copiloto a la finada alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y detrás al no menos resplandeciente Fernando Alonso. Corría el mes de noviembre de 2009, quince meses después de que la marabunta de la Fórmula 1 rugiera por primera vez en una prueba oficial en el trazado urbano de la capital del Turia.

Cuando el exjefe del Consell tomó la palabra en Cheste, siempre hiperbólica una vez salida de su boca, no le dolieron prendas al asegurar que Valencia se había convertido en el epicentro mundial de automovilismo de competición. Las suntuarias prendas nos dolerían a todos unos años después. Las cuentas demostraron que dónde nos aseguraron que imperaba el desarrollo económico, la prosperidad y la creación de empleo solo había un enorme sumidero que engullía ingentes cantidades de dinero público.

Desmesuras, comisiones ilegales, errores de cálculo, corrupción en suma, lograron que aquel fastuosos invento que no iba a costar ni un euro a los lugareños según garantizaba el propio Camps y sus lugartenientes, acabaría representando un escalofriante desembolso de 88 millones de euros que, atendiendo a los informe policiales, habrían escalado hasta los 308 millones a lo largo de los años merced al cúmulo de trapisondas y presuntos delitos, algunos de los cuales, por acción u omisión, van a sentar en el banquillo al amiguito del alma de El Bigotes pese a la oposición de la Fiscalía, que considera prescrita la supuesta prevaricación que le imputa la jueza del caso.

En su enloquecida huída hacia adelante, y al margen de que la Justicia le declare culpable o inocente en este y en otros asuntos que tiene pendientes, el preclaro líder del PP autonómico y muleta decisiva en la que se apoyó Rajoy para presidir el partido a nivel nacional cuando le pintaban bastos, sostiene sin rodeos y sin matices que lo volvería a hacer. Es decir, que no le temblaría el pulso a la hora de firmar acuerdos y de repartir prebendas y sinecuras, bien de forma directa o por persona interpuesta, con el gurú del motor Bernie Ecclestone y con otros depredadores, intermediarios, paniaguados, empresarios de pacotilla, ejecutivos sin escrúpulos y demás patulea infecta, que diría el locutor radiofónico, con tal de escribir de nuevo la crónica de una ruina anunciada. Moral y pecuniariamente hablando.

Lo peor del agravio es que este manirroto que quiso ser Kim Jong-un con escapulario de la Mare de Deu dels Desamparats y que dejó en herencia el erial que comenzó a crear el convaleciente Eduardo Zaplana siga haciendo uso de las ventajas que el Estatuto de Autonomía reserva a los exmandatarios autonómicos. Conviene recordar que el menda que tendió un puente de plata a la trama Gürtel, que mintió hasta la saciedad en lo referente a las relaciones personales con algunos de sus más pintorescos dirigentes y que toleró que a su vera medrara la corrupción más soez, es un mantenido con cargo a los contribuyentes. Setecientos mil euros de vellón, del millón que nos han costado los expresidentes globalmente desde 2003, han ido parar a la cobertura de sus privilegios. Aunque saliera inocente ante la ley de todos los desmanes que se le atribuyen (lo penúltimo: la petición fiscal de dos años y 6 meses de cárcel por delitos de prevaricación y fraude en relación con la contratación irregular de la trama Gürtel para el montaje del expositor en la feria Fitur de 2009) nunca lo será a los ojos de aquellos que se quedaron en pañales con su estrambótica gestión. Conviene tenerlo presente para que ahora que se ha constituido el nuevo Consell se empiece a poner coto real a tan abrumador dispendio formal.

Comparte este contenido:

Comentarios   

0 #1 olofovasuzoki 09-07-2019 16:59
http://mewkid.net/buy-amoxicillin/ - Amoxicillin 500mg Amoxicillin Purchase axx.nbzw.lacron icavirtual.com. unl.au http://mewkid.net/buy-amoxicillin/
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar