Dieciocho detenidos en el desmantelamiento por la Policía y la Guardia Civil de dos bandas de ladrones de viviendas

La Guardia Civil de Calpe ha detenido a los seis integrantes de un activo grupo delictivo dedicado al robo en interior de viviendas de urbanizaciones de clase media-alta. Igualmente, está investigando a otras tres personas, que actuaban como los receptadores de los objetos sustraídos. El cabecilla del grupo ya ha ingresado en prisión por estos hechos. Además, la Policía Nacional ha caputrado a otros doce miembros de una organización dedicada al mismo tipo de delito.

LCV. Calpe / 9 de mayo de 2019

A partir del mes de junio del pasado año 2018, se detectó un repunte de robos con fuerza en viviendas, sitas en la zona denominada “La Rectoría”, compuesta por las localidades de Beniarbeig, Benidoleig, Benimeli, Rafol de Almunia, Sagra, Tormos y Orba, así como en la cercana localidad de Els Poblets y en urbanizaciones como Monte-Pego.

Los agentes del Equipo ROCA de la Compañía de la Guardia Civil de Calpe, se hicieron cargo de la investigación. Éstos consiguieron identificar a un ciudadano magrebí, quien portaba en esos momentos objetos sustraídos de una vivienda de la Urbanización Ráfol de Almunia.

A raíz de esta identificación, los agentes centraron la investigación en un grupo de personas, asentado en las localidades valencianas de Carlet, Alcudia y Picassent.

Este grupo resultó estar altamente especializado en robos en viviendas, sitas en urbanizaciones de clase media-alta. Disponían de varias zonas de acción, en las que cometían los diferentes robos, como la Marina Alta en Alicante y La Ribera en Valencia.

El cabecilla del grupo, el componente más activo, era el encargado de la comisión directa de los robos. Éste coordinaba y organizaba al resto de miembros para que le trasladasen hasta la zona de comisión de los delitos y allí él, en solitario, procedía a cometer varios robos en diversas viviendas, a lo largo de toda la noche, seleccionando los efectos para llevarse, hasta que, al amanecer, volvía a disponer de un miembro del grupo que le recogía a él, junto con lo sustraído. En ocasiones, debido a la gran cantidad de objetos que sustraían y, al no tener cabida en los turismos, los dejaban escondidos en las inmediaciones de las urbanizaciones, para recogerlos posteriormente.

El cabecilla residía de forma ilegal en España, valiéndose para ello de un documento de identificación falsificado, que había confeccionado tras haberle usurpado la identidad a un compatriota suyo argelino. Además, se valía de esta identidad falsificada para realizar numerosas ventas de joyas en tiendas de compro-oro, obtenidas en los diversos robos.

El grupo disponía de una amplia cartera de clientes que compraban los objetos sustraídos, a un precio muy inferior del real en el mercado. Éstos, que eran en su mayoría de origen magrebí, hacían acopio de los enseres y los llevaban a su país de origen, vendiéndolos allí. Por este motivo, de entre los objetos más cotizados y demandados para su robo y, de más fácil salida y rápida venta, destacan las televisiones de alta gama. De hecho, en uno de los registros domiciliarios, se pudo recuperar un televisor curvo, de última generación, de gran valor económico.

Finalmente, la operación se ha saldado con 5 registros domiciliarios en la provincia de Valencia (2 en Carlet, 1 en la Alcudia y 2 en Picassent), deteniendo a un total de 6 hombres, 1 argelino y 5 marroquíes, de edades comprendidas entre los 29 y los 64 años por 42 delitos de robo con fuerza en vivienda. Además, hay 3 personas más, en calidad de investigadas, 1 español de 54 años y 2 mujeres de nacionalidad marroquí, de 38 y 40 años, por diversos delitos de receptación.

Del total de los 42 delitos, 36 se realizaron en La Rectoría y 6 en Carlet, Alginet y Llombai. Además, 2 de ellos se ejecutaron con los moradores dentro.

Al cabecilla del grupo, también se le imputa un delito de falsificación de documento público y otro de usurpación de estado civil, por adoptar la identidad de otra persona.

Se ha recuperado una gran cantidad de efectos sustraídos, de entre los que destacan numerosas televisiones, teléfonos móviles, joyas, herramientas de mano (como motosierras), abundante material informático y electrónico, bicicletas, ropa, material deportivo, entre otros. Muchos de estos objetos ya han podido ser devueltos a sus legítimos propietarios. También se ha intervenido 4 vehículos utilizados por el grupo y 3450 euros en efectivo, procedentes de la venta de los objetos.

De los 6 detenidos, el considerado como cabecilla ya ha ingresado en prisión, quedando los 5 restantes (y los 3 investigados), en libertad provisional con cargos, a la espera de juicio.

Alicante y Murcia

Además, la Policía Nacional han detenido a 12 personas pertenecientes a una organización compuesta por individuos de nacionalidad colombiana que estaba especializada en robos con fuerza en interior de domicilios y que no dudaban en emplear la violencia si encontraba a los moradores en las viviendas. Los arrestados, que contaban con un alto grado de especialización en la realización de estos hechos delictivos y que actuaban en toda la geografía nacional, han sido detenidos en Alicante y en la localidad de Molina del Segura (Murcia).

Los agentes han realizado cinco registros domiciliarios en las referidas localidades donde los agentes han intervenido gran cantidad de objetos robados y herramientas y utensilios para perpetrar los robos.

La investigación llevada a cabo por el Grupo de Delincuencia Especializada de la Brigada de Policía Judicial de Alicante tuvo su origen en una actuación policial acontecida a finales de febrero de este año.

En esa fecha agentes del Grupo de Motos de la Unidad de Prevención y Reacción UPR de Alicante sorprendieron a tres personas saliendo de un portal de un bloque de viviendas en el que acababan de fracturar los bombines de tres domicilios de dicho inmueble. Entre sus pertenencias los agentes encontraron material del utilizado para perpetrar robos con fuerza en domicilios.

Tras la detención fueron puestos a disposición judicial quedando en libertad, si bien, este acontecimiento no pasó desapercibido para los investigadores de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante que pusieron el foco de sus pesquisas en estas personas, con el fin de desentramar si formaban parte de un grupo criminal más amplio e investigar como desarrollaban su presunta actividad delictiva.

Pronto los policías pudieron comprobar cómo los detenidos integraban una organización de mayor tamaño y que varios de sus miembros ya ha habían sido detenidos anteriormente en Panamá por nueve asaltos a viviendas y donde formaban parte de una banda delincuencial denominada “Los Marcados”, por los tatuajes que lucían en su anatomía. Ahora el presunto cabecilla de la banda, también detenido en la operación, se había trasladado a Alicante donde había rehecho su organización y presuntamente continuaba con su actividad delictiva.

Tras recabar toda la información relativa a los presuntos asaltantes, durante estos meses se ha desarrollado una complicada investigación que ha conseguido desarticular la Organización Criminal compuesta por 12 miembros, siete varones y cinco mujeres, todos ellos de nacionalidad colombiana, dedicados presuntamente al asalto de viviendas.

Para estos robos su método preferido era la fractura o la extracción del bombillo de la puerta. Los detenidos presuntamente se introducían en los portales y recorrían las plantas del edificio, preferentemente en horario laboral con el fin de encontrar inmuebles que estuvieran vacios. Una vez localizados procedían a la fractura o la extracción del bombín de la puerta principal de vivienda, utilizando para ello con herramientas muy específicas como el conocido “pico de loro”, tornillos autoperforantes y extractores de cilindros de campana o bombines. Una vez lograban acceder a los domicilios, robaban cualquier objeto de valor que encontraran, preferentemente joyas, dinero y objetos de valor de fácil transporte, pero también ordenadores y robots de cocina.

En el caso de encontrarse con los moradores de la vivienda en el interior de los domicilios no desistían de su empeño, empleándose con gran violencia para conseguir su objetivo, llegando en varias ocasiones a amenazar con armas blancas a los propietarios de las casas.

Los miembros de la organización se encontraban muy activos y tenían una gran movilidad geográfica ya que los robos los cometían por todo el territorio nacional. Hasta el momento se han esclarecidos robos perpetrados en las provincias de Madrid, Barcelona, Albacete, Toledo, Guadalajara, Castellón y Alicante.

Una vez identificados todos los miembros del grupo criminal, se inició un operativo policial que consiguió la localización de los mismos y que finalizó con su detención, desarticulando completamente la banda criminal.

De forma paralela los agentes habían centrado cinco domicilios, cuatro de ellos en Alicante y el último en Molina del Segura (Murcia), viviendas de los miembros de la organización que fueron objeto de registro.

En dichos registros se han intervenido gran cantidad de piezas de joyería, unos 70 relojes, algunos de alta gama, bolsos, estilográficas y plumas de marcas de lujo, ordenadores portátiles y material electrónico, 5000 euros en efectivo y unos 30 terminales móviles.

De igual manera se ha incautado gran cantidad de herramientas usadas presuntamente para cometer los robos, extractores de bombines, llaves de levas, “picos de loro” y seis vehículos utilizados por los miembros de la organización criminal.

Con esta operación hasta el momento se han esclarecido al menos veinte robos cometidos en interior de viviendas, si bien la misma sigue abierta y los investigadores no descartan que se puedan esclarecer más delitos y proceder a más detenciones.

Los detenidos con edades comprendidas entre los 19 y 45 años, acusados de los delitos de robo con fuerza-violencia en interior de domicilio, receptación y pertenencia a Organización Criminal han sido puestos a disposición de los Juzgados de Instrucción de Alicante y Molina del Segura (Murcia).

Comparte este contenido: